Errores al viajar a Italia

1. creer que te van a entender con solo hablar español.

Seguro que tendrás menos dificultades que un alemán o un holandés, pero mejor aprender algunas frases básicas por si acaso. Si por la mañana te preguntan si quieres “burro”, no te asustes. ¿has visto que no se entiende todo?

2. caer en la trampa de los taxis abusivos.

Los taxis en Italia son bastante caros. Si puedes elige el autobus o el metro. Mas caros que los taxis son los taxis abusivos: cuando sales del aeropuerto o de una estación hay algunas personas repitiendo insistentemente “¿taxi, necesitas un taxi?, taxi???”. Esos son abusivos. Los verdaderos conductores con licencia están fuera, sentados en sus taxis.

3. trampas en estaciones de tren

Hasta la maquina que vende los billetes lo dice: “ten cuidado con los carteristas, póngase en contacto solo con el personal en uniforme Trenitalia”. Nunca dejes tus maletas donde no las veas y nunca confíes en nadie, mejor preguntar en la oficina de informaciones o a quien lleva el uniforme de Trenitalia.

4. no validar el billete del tren, autobus, metro.

No es suficiente con comprarlo, como en muchos países hay que validar el billete para no reutilizarlo. Si no lo haces y te pillan, la multa puede ser de 20 a 70€ (dependiendo de la ciudad y del medio de transporte). Para validar los billetes de tren, busca unas maquinillas amarillas (como estas) o verdes (como estas) pegadas en las columnas de los andenes o a las paredes de la estación. Los billetes de autobus se validan dentro del autobus y  del metro, normalmente, se validan en la entrada del anden. Siempre tienes que conservar el billete hasta la salida de la estación. Muchas veces los controladores se ponen fuera de la puerta de salida y miran todos los billetes, no te escapas.

ATENCION: los billetes del tren se compran en internet o en la estación, los billetes de autobus casi nunca se compran en el autobus, tienes que subirte en el autobus ya con tu billete comprado en panaderías o estancos (depende de la ciudad).

5. beber/comer en el centro de la ciudad o cerca de algo turístico.

Ya he escrito un post entero sobre esto para Venecia (click aquí), pero vale por cualquier ciudad. Mas cerca está el centro, mas caras son las cosas. Además, nunca confíes en los sitios que no tienen los precios en la carta. Recuerda que no pueden hacerte pagar por el agua del grifo, pero algunos te pedirán dinero por limpiar el vaso donde has bebido. “ una vez hecha la ley, encontrado el engaño” se dice por aquí.

6. fotos por las calles

Los gladiadores fuera del Coliseo o de la Arena di Verona puede que sean graciosos, pero quieren dinero. Se te acercan, te haces unas fotos con ellos, y te piden minimo 10€. Ahora lo sabes.

7. acamparse en plazas o bañarse en fuentes.

No en bañador por las calles – NO beber alcohol por las calles – No tirar basura por las calles – NO dormir en bancos – NO lavar perros en fuentes – NO pintar paredes Fuente imagen: blog.libero.it/experimenti

En muchas ciudades te llevas una multa si comes sentado en escalones o en el suelo de las plazas. En Roma puedes llevarte 240€ de multa si comes sentado en el borde de las fuentes y 500€ si te bañas.

8. no reservar.

entrar en San Pietro en la ciudad del Vaticano es gratis, pero, ver la Capilla Sistina cuesta unos 16 euros y harás mas o menos 2-3 horas de cola. Hay unos billetes llamados “skip the line” que te permiten saltar la cola, cuestan 25€ si los compras fuera de la Basilica de San Pedro, y 30€ si lo compras en la cola misma. En Milan si no reservas no vas a ver la “Ultima Cena” de Leonardo da Vinci; en Florencia puedes hacer todo un día de cola antes de entrar en el museo degli Uffizi. Estos son solo  algunos ejemplos.

Mejor llevate:

elburroviajero
elburroviajero
Soy un corriente burro urbano, mi espíritu quiere viajar, mi vida intenta ponerme raíces. He nacido en Italia, y llevo años intentando dejarla. Lo he conseguido por una breve temporada en 2011, cuando me he ido de Erasmus en Almería (ESP) por 6 meses. Estoy acabando la carrera de derecho y cultivo el sueños de ganarme la vida viajando; tengo la necesidad de descubrir culturas, sitios, comidas y costumbre diferentes. Me aburro fácilmente de lo que tengo alrededor, así que viajar es la única manera de mantenerme despierto. Junto a los viajes, la escritura es otra de mis pasiones, colaboro con algunos blog e intento convertirme en freelancer. Mientras que lucho para que el barco de mi vida vaya donde yo quiera, y no donde el viento sople, escribo este blog. A ver si un día nos encontraremos paseando por las calles de Singapur o entre las dunas del Sahara.
Hasta Pronto

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + siete =

error: Content is protected !!