Viaje a Kenya – día 7

30-10-2014

tortuga elburroviajero
tortuga gigante (y vieja, tiene 110 años) al reptilario

Segundo día sin agua en la casa. Mis condiciones higiénicas han bajado muchísimo, pero todavía no me quejo, lo que es raro, siendo yo. Paso la mañana en el reptilario, cerca del Parque marino. Cuesta bastante (1500 Ksh, más o menos 15€) pero ha sido muy interesante… y perturbador. Sin contar con la enorme tortuga de 110 años, no peligrosa, y varios cocodrilos, que solo se encuentran en los ríos, todas las serpientes, más o menos venenosas, se pueden encontrar en Malindi. Ha sido preocupante, descubrir que la Cobra soplador, un animal que puede escupir veneno a 4 metros de distancia, ha sido encontrada en la cocina de un restaurante buscando ratones. No se cual de la dos cosas me preocupa más. Me ha tranquilizado el hecho de que las serpientes se asustan con el ruido; todas menos una, que se esconde en las hierbas y espera. En caso de mordedura, si no se administra antídoto en menos de 6 horas, se tiene que amputar la pierna. Me ha encantado también descubrir que hay muchos ejemplares de estos tipos cerca del aeropuerto de Malindi.hell's kitchen elburroviajero1

Satisfecho de la guía, y ligeramente asustado, vuelvo a la civilización, sorbiendo un cappuccino al Karen Blixen. Después de comer, monto en un taxi hacia la “Cocina del Diablo” en Marafa. La Cocina del Diablo es una formación calcáreo de color blanco y rojo. Es mejor ir por la tarde: al atardecer el sol ilumina la cal, hacendo un juego de luz y sombras muy pintoresco. El nombre Cocina del Diablo, viene del hecho de que, a mediodía, el sol calienta mucho mas porque se refleja en la cal, aumentado muchísimo la temperatura. La entrada cuesta 500 Ksh. Cuando se entra, se acerca un guía que se ofrece de acompañar a los visitantes. La visita se compone de un paseo entre las formaciones de cal. Mejor ir con zapatos cómodos, dado que en algunos sitios hay que subir en la cal, y no es muy simple. En la visita hemos estado acompañados por algunos niños que nos hacían preguntas para hablar. También los otros grupos tenían niños alrededor. Cuando acaba la visita, el guía nos dice que no demos de comer a los niños, porque si no, paran de ir a la escuela y empiezan a seguir a los turistas. El mismo hombre, nos propone comprar galletas para los niños (10€ por 300 galletas de mantequilla).

hell's kitchen elburroviajero3
nuestro guía no enseña que el polvo natural puede ser utilizado como maquillaje

De la visita a la “Hell’s Kitchen” dos cosas me han llamado la atención. La primera: llegando al sitio, no hemos sido asaltados por 10 personas que se ofrecían ser los guías. Cuando hemos llegado, de las 10 guías presentes, solo una se ha levantado, y se ha ofrecido. El taxista nos ha explicado que las guías (y los pescadores y los dueños de barco que ofrecen excursiones), han creado cooperativas y se dividen el trabajo. Así que, como hacen los taxis en España, las guías se ponen en cola, y cuando los turistas se acercan, se levanta solo el primero de la fila. La segunda cosa que me ha llamado la atención son los niños: cuando llegamos a un sitio donde se podía ver el panorama, me preguntaron si me gusta donde viven. Así que saqué mi móvil del bolsillo, y empecé a enseñarle las fotos de donde vivía yo. También le he enseñado fotos de mis viajes pasados, como New York, Washington, la Casa Blanca, las calles de Boston… pero los niños las miraban como si fuera algo normal, exactamente el contrario de lo que hacía yo de pequeño, que miraba las fotos y las series de estados unidos con mirada soñadora. Pero, una exclamación de asombro, como si estuviesen mirando algo increíble y emocionante, se levantó de repente, cuando mi móvil enseño la foto de mi desayuno en EEUU: huevos y bacon.

 

.

.

Consejos:

– mejor comprar galletas en el supermercado dividirlas en bolsitas con algunos caramelos, y regalarlas a los niños que encontréis por las calles
– mejor no ir al baño público cerca de Hell’s Kitchen

 

Anterior                              Siguiente

día 6                                    día 8

bacon elburroviajero
la foto de mis huevos con bacon que creó asombro entre los niños
elburroviajero
elburroviajero
Soy un corriente burro urbano, mi espíritu quiere viajar, mi vida intenta ponerme raíces. He nacido en Italia, y llevo años intentando dejarla. Lo he conseguido por una breve temporada en 2011, cuando me he ido de Erasmus en Almería (ESP) por 6 meses. He acabado la carrera de derecho y cultivo el sueños de ganarme la vida viajando; tengo la necesidad de descubrir culturas, sitios, comidas y costumbre diferentes. Me aburro fácilmente de lo que tengo alrededor, así que viajar es la única manera de mantenerme despierto. Junto a los viajes, la escritura es otra de mis pasiones, colaboro con algunos blog e intento convertirme en freelancer. Mientras que lucho para que el barco de mi vida vaya donde yo quiera, y no donde el viento sople, escribo este blog. A ver si un día nos encontraremos paseando por las calles de Singapur o entre las dunas del Sahara.
Hasta Pronto

Deja un comentario

error: Content is protected !!