El Lago di Braies

Click en la imagen para ver el mapa completo.

Si tienes Instagram, y sigues páginas o hashtags de viajes, no puedes no haber visto fotos del lago di Braies, el lago mas «instagrammable» del mundo (PS: sígueme en Instagram: instagram.com/el_burro_viajero). Si estás en Italia verlo es muy fácil, el problema es que está un poco fuera del recurrido turistico típico (Venecia, Florencia, Roma).

Para llegar a Braies lo mejor es tener base en Bolzano (aquí un articulo que habla de Bolzano, la ciudad donde nací… así, para hablar), y salir temprano por la mañana. Si sois apasionado de fotografía, lo mejor es salir muuuuy temprano, y ver el lago sin nadie, al amanecer.

Yo os aconsejo de alquilar un coche, es mucho más comodo, y un navegador os hará facilmente encontrar el camino. Llegando a Braies, el primer aparcamiento que se encuentra a la derecha es gratuito, hay dos mas, pero son de pago. Desde el aparcamiento, siguiendo el sendero, se llega facilmente al lago. En verano, hasta otoño se pueden coger los barcos y disfrutar del lago en un romantico barquito; en invierno el lago está helado, y las fotos son una pasada.

Desde la pequeña iglesia, parte el sendero que da toda la vuelta al lago. Si vas en invierno (hasta el final de abril) una gran parte del sendero está helada, así que son indispensable botas de montaña, en verano una zapatillas son suficientes.

A lo largo del sendero, hay mesas que se pueden utilizar para comer, pero si vas en temporada alta, mejor llevarse una manta para ponerla en el suelo y hacer picnic. Cerca de la iglesia hay un hotel-bar-restaurante, para comer o tomar algo después de la vuelta. Andando lentamente, y parandose para sacar fotos, para dar la vuelta completa se tarda algo mas de una hora.

Ahora se puede volver al coche y elegir que hacer. A lo largo del camino de vuelta a Bolzano, hay dos pueblos que se pueden visitar: Brunico y Bressanone. Si tienes tiempo está bien visitar los dos, si el tiempo es poco, Bressanone a mí me gusta mas.

Relax:

Después de un paseo por la ciudad, os aconsejo de pararos en el bar 3fiori (Vicolo dei Fornai, 3), hay una gran selección de cervezas locales y non (pagina web aquí, donde se puede encontrar la lista y la descripción de las cervezas), la terraza es magnifica y muy relajante.

Bressanone:

En Bressanone está Acquarena, una piscina publica donde poder relajarse después del día de camino; en verano están abiertas también las piscinas exteriores (a mi ese lugar me gusta mucho), en invierno solo la parte interior, pero es bastante bara relajarse y nadar un poco.

Comida:

Bressanone (y todo el Alto Adige) es Italia desde algo mas 100 años, antes pertenecía a Austria (ha sido regalado, no conquistado) así que, como 100 años en la historia no son nada, la cultura de esta región es totalmente distinta al resto de Italia, empezando por la comida. Aquí la comida típica son gnocchi (se lee ñochi, no hagas como Dani Rovira en su monologo que dice ghhnocchi 🙂 ), canederli, crauti, gulash, polenta, setas, würstel, pierna de cerdo (llamada stinco di maiale)… si el restaurante es bueno puedes encontrar una pasta al ragú de ciervo o cervato.

Si tienes preguntas, escríbeme en facebook, facebook.com/elburroviajero

TE PUEDE INTERESAR TAMBIÉN:
– como organizar un viaje a Europa: click aquí
– equipaje permitido en Low Cost europeas: click aquí

Deja un comentario